Saltar al contenido
Salud Consultas | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

Uso del procedimiento LEEP para diagnosticar y tratar el cáncer de cuello uterino

Última actualización: 6 diciembre, 2017
Por:
Uso del procedimiento LEEP para diagnosticar y tratar el cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello uterino es una de las principales causas de muerte en las mujeres, pero con un diagnóstico y tratamiento tempranos, se pueden salvar vidas. El procedimiento LEEP juega un papel importante en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de cuello uterino en sus primeras etapas. ¿Qué necesitas saber al respecto?

El cáncer de cuello uterino se produce debido al crecimiento anormal de las células de su cuello uterino. Inicialmente este cáncer no produce ningún síntoma. Más tarde se manifiesta como sangrado vaginal, dolor, secreción blanca y sangrado después del sexo. Alrededor del 70 por ciento de los cánceres de cuello uterino se producen en países de bajos ingresos.

Las pruebas rutinarias de tres años de frotis cervicales pueden detectar esta malignidad en una etapa precancerosa muy temprana. La detección temprana puede ayudar a prevenir un mayor crecimiento y ayudar a iniciar el tratamiento lo antes posible.

Un cáncer de cuello uterino temprano se puede tratar ablando o destruyendo el tejido o extirpando la porción enferma del cuello uterino. La terapia con láser o la crioterapia podrían destruir el tejido enfermo. Pero puede experimentar abundantes descargas blancas. Con la ayuda del procedimiento de escisión electroquirúrgica con bucle (LEEP), los tejidos anormales se extirpan por completo del cuello uterino.

Para la extirpación del tejido se usa un bucle de alambre de acero inoxidable o tungsteno muy delgado. Se pasa una corriente combinada desde una salida de bajo voltaje, cortando el tejido y coagulándolo. Con este ciclo, el tejido anormal se extirpa gradualmente. Se realiza cuando el cuello uterino se visualiza con la ayuda de un dispositivo especial llamado colposcopio.

La guía general para el cribado del cáncer de cuello uterino es la prueba de un frotis cervical, seguido de una evaluación colposcópica del cuello uterino si el resultado del frotis sugiere cáncer.

Usando un colposcopio, incluso el cáncer en sus primeras etapas se puede visualizar. Ahora, con la ayuda de LEEP, podemos extirpar de forma efectiva toda la zona anormal en la misma sesión, y por lo tanto, el tejido extirpado está disponible para la biopsia.

Aquí radica la importancia de este procedimiento: el diagnóstico y el tratamiento se pueden completar en la misma sesión en una única visita a la oficina. Esto reduce la ansiedad del paciente al eliminar la necesidad de esperar un diagnóstico y luego regresar para recibir tratamiento adicional. Pero el colposcopista debe tener la certeza de que los cambios colposcópicos que se ven son suficientemente característicos como los de un precáncer. Por lo tanto, si se usa apropiadamente, LEEP puede ahorrar tiempo y dinero.

Al igual que cualquier otro procedimiento, el procedimiento LEEP puede provocar complicaciones. La hemorragia significativa del cuello uterino en el momento del LEEP es poco común, pero puede ocurrir. La infección del cuello uterino, así como una infección ascendente que afecta al útero, las trompas de Falopio y las estructuras adyacentes después del LEEP son raras, pero también pueden ocurrir. Las complicaciones a largo plazo incluyen debilidad del cuello uterino que se denomina incompetencia cervical y que podría provocar un parto prematuro en cualquier embarazo posterior al procedimiento. Los resultados del estudio mostraron que hay una incidencia de 6.6 por ciento de nacimiento prematuro de aquellas mujeres que se sometieron a LEEP en contraste con 3.5 por ciento en la población general embarazada.

La tasa de curación general para LEEP es del 95 por ciento. Esta tasa depende de la anatomía o ubicación de la lesión. Un cuello uterino es una estructura en forma de tubo. Si la zona anormal se extiende de alguna manera dentro del canal, se vuelve difícil extirpar toda la zona bajo visión directa. Sin embargo, una nueva extirpación solo es necesaria cuando la enfermedad residual puede documentarse durante una visita de seguimiento de cuatro a seis meses después del procedimiento de LEEP.