Saltar al contenido
Salud Consultas | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

Uso de ketamina y complicaciones asociadas

Última actualización: 21 diciembre, 2017
Por:
Uso de ketamina y complicaciones asociadas

La ketamina es un medicamento utilizado para muchas indicaciones médicas. Se puede usar para proporcionar y mantener anestesia, como analgésico, como sedante e incluso para problemas de salud mental, como la depresión mayor y el trastorno del estado de ánimo bipolar resistente al tratamiento.

Cuando es administrado por un profesional de la salud, la ketamina es un medicamento muy bueno para usar en procedimientos dolorosos en una instalación de emergencia. Es más seguro de usar que los sedantes, como las benzodiazepinas, ya que no deprime el sistema respiratorio y protege el sistema cardiovascular de problemas como la reducción de la presión arterial.

Desde finales de la década de 1970 se ha utilizado como una droga recreativa que ha obligado a los países a regular esta medicación más estrictamente. La ketamina no se puede marcar como una droga ilegal, ya que es un medicamento esencial en el sistema de salud de acuerdo con la Lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud.

Efectos secundarios

Sin embargo, la ketamina puede tener algunos efectos secundarios no deseados. Estos se mencionan de la siguiente manera:

  • Ritmos cardíacos irregulares.
  • Aumento de la presión intracraneal.
  • Náuseas y vómitos.
  • Aumento del tono del músculo esquelético, dificultad para hablar.
  • Visión doble, nistagmo, aumento de la presión intraocular y / o visión de túnel.
  • Aumento de secreciones bronquiales, laringoespasmo.
  • Dependencia.

Uso ilícito de ketamina

El uso ilícito de la ketamina puede causar la dependencia de esta droga. Su efecto alucinógeno puede tener lugar dentro de los 10 minutos posteriores a la administración y puede durar hasta una hora si se inyecta por vía intravenosa o inhala, y hasta dos horas si se toma por vía oral.

A niveles subterapéuticos, es decir a dosis inferiores a las utilizadas para protocolos médicos, la ketamina puede causar un estado disociativo. Esta es una especie de “experiencia extracorpórea” que el usuario experimentaría y esta es la razón principal por la que las personas la usarían de forma ilícita, junto con el hecho de que también provoca una sensación de euforia.

En dosis más altas, el usuario experimentaría un estado disociativo más severo junto con alucinaciones auditivas y visuales. Esto podría parecerse a una persona que experimenta psicosis en la que está fuera de contacto con la realidad y podría convertirse en un peligro para sí mismo y para los demás.

La ketamina puede tener un efecto amnésico y también puede causar confusión, lo que puede hacer que el usuario sea vulnerable a la posibilidad de violación en una cita.

La ketamina conduce a muertes

Está bien documentado que el uso ilegal de ketamina ha causado muchas muertes en todo el mundo, ya sea directa o indirectamente. Estas muertes incluyen ahogamiento, envenenamientos accidentales, accidentes de tráfico y suicidios.

Personas que reportaron sus experiencias con el uso de esta sustancia, murieron debido a hipotermia y ahogamiento, respectivamente, durante el uso de este medicamento.

La ketamina puede aumentar el efecto de otros productos cuando se usan juntos. Los más importantes de los cuales tomar nota son el alcohol, los opiáceos, las benzodiazepinas y los barbitúricos. La combinación de estos puede provocar efectos secundarios no deseados, complicaciones e incluso la muerte.

Si existe una dependencia a la ketamina, entonces uno tiene que discutir esto con un profesional de la salud para ayudarlos a ser referidos a un centro de rehabilitación de drogas para su manejo posterior.