Saltar al contenido
Salud Consultas | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

Tratamiento de hemorroides durante el embarazo

Última actualización: 16 septiembre, 2017
Por:
Tratamiento de hemorroides durante el embarazo

Las hemorroides se producen en hasta el 50% de la población adulta. Estos son el problema anorrectal más incomprendido tanto para los pacientes como para los médicos y a menudo, mal tratado. A menudo son culpados erróneamente por los pacientes por prácticamente cualquier síntoma anorrectal.

Se encuentran dos variedades comunes, hemorroides externas e internas. La mera presencia de hemorroides no constituye una indicación para el tratamiento, independientemente del tamaño. Sólo las hemorroides sintomáticas requieren tratamiento. El diagnóstico definitivo es mediante inspección y anoscopia. Las hemorroides durante el embarazo son comunes. El tratamiento de las hemorroides durante el embarazo sólo raramente requiere modalidades quirúrgicas.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son parte normal de la anatomía humana. Las hemorroides son de hecho cojines vasculares. Contienen vasos sanguíneos, tejido elástico y músculo liso. Aunque los esfínteres anales son muy importantes para el mantenimiento de la continencia anal (para la prevención de fugas de materia fecal), los cojines anal también desempeñan un papel. Apoyan los esfínteres anales y también son críticos en el cierre completo del ano, ayudando además en la continencia anal. Cuando una persona tose o estornuda, estos cojines anales aumentan de tamaño, mantienen el cierre del ano y evitan la fuga de las heces. Por lo tanto, la extirpación quirúrgica de estos cojines anales puede conducir a cierto grado de incontinencia fecal (fuga de heces).

¿Qué es la enfermedad hemorroidal?

Las hemorroides son estructuras normales. La enfermedad hemorrhoidal indica hemorroides anormales que causan síntomas. Aunque la enfermedad hemorroidal es el término apropiado, el término hemorroides se utiliza comúnmente en personas que presentan varios síntomas de enfermedad hemorroidal. Las hemorroides pueden ser hemorroides internas o externas. Las hemorroides internas se localizan en los dos tercios superiores del canal anal y las hemorroides externas se localizan en el tercio inferior. Las hemorroides internas no son sensibles al tacto, al dolor o a la temperatura.

Muchos pacientes que se presentan en la oficina se quejan de hemorroides y se encuentran con frecuencia otros problemas anales como fisuras anales, fístulas anales y etiquetas de la piel. Los pacientes con enfermedad hemorroidal pueden presentar hemorragia en la protrusión de la mucosa, dolor, mucosidad, secreción, dificultades con la higiene perianal y sensación de evacuación incompleta. La anestesia permite la visualización de las hemorroides.

Hay cuatro grados de hemorroides internas:

  • Hemorroides de primer grado, hemorragias que se abomban visiblemente en el examen
  • Hemorroides de segundo grado, hemorroides que prolapen con defecación, pero reducen espontáneamente
  • Hemorroides de tercer grado,hemorroides que prolapen con defecación, pero requieren reducción manual
  • Hemorroides de cuarto grado, hemorroides permanentemente prolapsadas

Causas de las hemorroides

El estiramiento repetido de los tejidos de apoyo anal conduce a la enfermedad hemorroidal. Los factores que se asocian con un mayor riesgo de desarrollar enfermedad hemorroidal son:

  • Estreñimiento
  • Esfuerzo prolongado
  • Diarrea
  • El embarazo
  • Envejecimiento
  • Malignidad pélvica

Hemorroides durante el embarazo

Las hemorroides son comunes durante el embarazo. Excepto para mujeres embarazadas, las hemorroides rara vez se encuentran en personas menores de 30 años. Los factores que contribuyen a hemorroides durante el embarazo incluyen:

  • Aumento del estreñimiento, resultando en un aumento de esfuerzo en defecación
  • Aumentos en el volumen sanguíneo circulante, lo que resulta en la dilatación y ingurgitación de los vasos sanguíneos
  • La compresión de los vasos sanguíneos a partir del útero grávido agrandado, resultando en la acumulación de sangre en los vasos sanguíneos

Opciones de tratamiento

Hay una serie de diferentes opciones disponibles para el tratamiento de los síntomas hemorroidales. La decisión final sobre qué tratamiento utilizar se basará en los síntomas, la naturaleza de las hemorroides (interna vs. externa), y la motivación del paciente. Algunos pacientes se contentan con la seguridad de que sus síntomas son debidos a hemorroides y no a otros trastornos potencialmente mortales. El tratamiento de las hemorroides es casi siempre electivo y muchos pacientes diferirán el tratamiento a un momento más conveniente.

La mayoría de los pacientes con hemorroides son tratados sin cirugía. Los síntomas del paciente a menudo pueden ser controlados por un régimen de una dieta alta en fibra, agentes de volumen de heces y fluidos. Los síntomas leves pueden responder solo a las medidas dietéticas. Los procedimientos de la oficina, tales como la ligadura de la goma, la coagulación infrarrojo o la escleroterapia, se pueden utilizar para la sangría persistente de los casos primero, segundos y seleccionados de hemorroides del tercer grado. La hemorroidectomía (extirpación quirúrgica de hemorroides) es necesaria en menos del 10% de los pacientes con hemorroides sintomáticas y está reservada para pacientes con grandes hemorroides internas de tercer y cuarto grado.

Medidas generales

Para las hemorroides internas:

  • Dieta rica en fibra
  • Aumento de líquidos
  • Evitar tensiones
  • Los suplementos de fibra tales como psilio, metilcelulosa o policarbonil
  • Baños de asiento

Para las hemorroides externas:

  • Cuando la trombosis está presente, los baños de asiento se recomiendan tres o cuatro veces al día y después de cada movimiento intestinal
  • Dieta rica en fibra
  • Ablandador fecal
  • Suplementos de fibra
  • Las cremas anestésicas locales tópicas (como lidocaína, benzocaína o pramoxina) deben aplicarse de dos a cuatro veces al día
  • Evitar el esfuerzo

Tratamiento de las hemorroides durante el embarazo

El primer paso en el tratamiento de las hemorroides durante el embarazo es saber si los síntomas aparecieron antes del embarazo o después de que las mujeres quedaron embarazadas. Si los síntomas se resuelven sin empeorar, entonces no se necesita intervención activa. Si los síntomas son de larga data y empeorarón durante el embarazo, las hemorroides deben ser tratadas.

El tratamiento de las hemorroides durante el embarazo implica inicialmente un enfoque conservador. Éstas incluyen:

  • Suplemento de fibra dietética para ayudar a aliviar el estreñimiento y reducir el esfuerzo. Episodios de sangrado y síntomas pueden ser mejorados, pero el grado de prolapso no cambia. Frecuentemente 6 semanas o más son necesarias antes de que se note mejoría.
  • Los anestésicos y los esteroides pueden proporcionar alivio a corto plazo, pero no afectan el proceso de la enfermedad subyacente.
  • Ligadura de banda de caucho proporciona una mejora significativa para los pacientes que tienen segundo y tercer grado de hemorroides internas. Este es un procedimiento ambulatorio realizado después de la colocación de un anoscopio. Un dispositivo especializado agarra la hemorroide y coloca una goma elástica alrededor de ella
  • Las hemorroides agudamente estranguladas de la formación de trombos requieren desbridamiento de emergencia

Aunque los síntomas hemorroidales son comunes en el embarazo, rara vez son lo suficientemente críticos como para requerir intervención quirúrgica, porque los síntomas tienden a resolverse después del parto. Aunque la hemorroidectomía parece segura durante el embarazo, debe hacerse sólo en circunstancias inusuales y sólo después de evaluar las condiciones de la madre y del feto en crecimiento. De hecho, se debe advertir contra la intervención quirúrgica hasta que el embarazo se complete debido a las siguientes razones:

  • Puede inducir prematuramente el parto
  • Puede conducir a una infección perineal
  • Puede conducir la retención urinaria después del procedimiento

La hemorroidectomía está reservada para pacientes que tienen hemorroides internas de tercer y cuarto grado y aquellas en las que el anillamiento no ha tenido éxito. La cirugía para enfermedades intratables debe ser retrasada hasta que el feto en crecimiento se vuelva viable o hasta el parto.