Saltar al contenido
Consultas de Salud | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

Riñones de diferentes tamaños

En las personas sanas, hay dos riñones en funcionamiento, cada uno de los cuales realiza aproximadamente el 50 por ciento del trabajo de equilibrar los electrolitos y mantener el pH al eliminar los materiales de desecho, principalmente la urea, del torrente sanguíneo. En algunas personas, un riñón, generalmente el izquierdo, es un poco más grande que el otro. La ampliación moderada de un riñón debido a una afección llamada hidronefrosis no siempre es motivo de preocupación.

Contracción renal
Contracción renal

La hidronefrosis es una agrandamiento de uno o ambos riñones debido a la acumulación de orina. Esta condición no es inusual en el embarazo debido a la presión en el cuello de los riñones y en los uréteres que los conectan a la vejiga, y debido a los efectos de la hormona progesterona. Esta hormona, que es particularmente abundante durante el embarazo, causa un crecimiento en la “pelvis” del riñón. La agrandamiento de los riñones puede comenzar en el segundo trimestre y no resolverse hasta seis a doce semanas después del nacimiento del bebé.

Los cálculos pueden hacer que la orina retroceda y que los riñones se agranden, aunque ese no es realmente el síntoma que uno notaría primero. Los cálculos renales causan intenso dolor en el flanco e irritación al orinar. Cuando los cálculos renales en realidad bloquean el flujo de orina, por lo general causan un dolor “inconsistente” con cólico, a veces intenso, a veces desilusionante. Las piedras son relativamente comunes en personas jóvenes, de entre 20 y 49 años. Si ha llegado a la edad de 50 años sin cálculos renales, probablemente no los desarrollará. Los cálculos renales son especialmente comunes en la mayoría de los países.

El cáncer de próstata en los hombres puede causar obstrucción al paso de la orina y al agrandamiento de los riñones. A diferencia de la hidronefrosis y los cálculos renales, el cáncer de próstata generalmente causa agrandamiento de ambos riñones, no solo uno.

Las condiciones que causan la contracción de los riñones son generalmente más peligrosas. Por lo general, los síntomas no se notan antes de que los riñones ya hayan perdido el 50 por ciento de su función.

Riñones de diferentes tamaños
Riñones de diferentes tamaños

La contracción renal con mayor frecuencia es el resultado de:

  • La displasia renal congénita es un defecto congénito causado por suministro sanguíneo inadecuado en el embrión. En esta condición, los riñones son 50 por ciento más pequeños de lo normal desde el nacimiento. La afección generalmente afecta ambos riñones.
  • Pielonefritis crónica, que es una infección bacteriana a largo plazo de los riñones. Esta afección generalmente tiene tres síntomas: sangre en la orina, fiebre y dolor en el costado. La infección también puede causar náuseas y vómitos. Los brotes de esta afección pueden ser potencialmente mortales. Esta condición puede afectar uno de los dos riñones.
  • La enfermedad renal en etapa terminal es más comúnmente una complicación de la diabetes mal controlada. Causa debilidad, problemas en los huesos y picazón intensa. Esta condición afecta a ambos riñones.

Casi cualquier persona que padezca una de estas tres afecciones puede experimentar náuseas, vómitos, comezón en la piel que no responde a ungüentos, dolor de espalda, anemia, dolor de espalda y sangre en la orina. Puede haber micción frecuente durante la etapa temprana de la enfermedad seguida de micción escasa en las etapas posteriores de la enfermedad. El tratamiento de la enfermedad puede detenerlo, pero aparte de unos pocos experimentos que involucran la terapia con células madre, nada restaura el tamaño del riñón que no sea el trasplante.

La buena noticia sobre el tamaño del riñón es que la función renal generalmente no depende estrictamente del tamaño. Nuestros riñones tienen una capacidad redundante para que un riñón muy disminuido pueda continuar eliminando los productos de desecho y ayudar a regular el calcio, los electrolitos, el pH y la presión arterial. Uno puede perder una gran cantidad de tamaño sin cambios notables en la salud. Sin embargo, en el momento en que “el tamaño importa”, el manejo médico suele ser muy complicado y la diálisis suele aparecer en el horizonte.

Hay al menos una situación en la cual no hay preocupación de si los riñones de un bebé son del mismo tamaño. Ahí es cuando tienen diferentes tamaños pero ambos dentro del rango normal, y no hay problema con la función renal.