Saltar al contenido
Consultas de Salud | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

¿Podría el ejercicio causar movimientos intestinales frecuentes?

23 mayo, 2018

Cuando se trata de hacer ejercicio, no es sorprendente que beneficie su salud, pero ¿existe un vínculo verdadero entre su nivel de ejercicio y la frecuencia de sus hábitos intestinales?

¿Podría el ejercicio causar movimientos intestinales frecuentes?
¿Podría el ejercicio causar movimientos intestinales frecuentes?

Cuando se trata de pasar sus deposiciones, ya hemos visto que hay algunas razones diferentes por las que puede tener este tipo de fenómeno. Ciertos alimentos causan defecaciones frecuentes que debe tener en cuenta para asegurarse de que pasa las heces de forma adecuada. Otro punto de curiosidad para muchos pacientes que acuden a las clínicas sería la relación entre el ejercicio y la frecuencia de las deposiciones. Aquí, descubrirá si existe un vínculo entre la intensidad y la consistencia de su entrenamiento y la frecuencia de sus viajes al baño.

¿El ejercicio hace una diferencia en los hábitos intestinales?

Cuando se trata de hacer ejercicio, hay un efecto de doble golpe que ocurre cuando una persona decide vivir un estilo de vida más activo. Cuanto más haga ejercicio, más probabilidades tendrá de tener una dieta más saludable. La decisión de entrenar a su cuerpo puede alejarlo de las comidas rápidas amiláceas o las hamburguesas grasas, lo cual es excelente; no solo es bueno para su salud a corto plazo, sino también para su salud a largo plazo.

Este punto previo no es una revelación nueva, pero todavía no tenemos un vínculo real entre una rutina de ejercicios y la cantidad de viajes que haces al baño. En un estudio, los investigadores pusieron a prueba esta pregunta exacta. En esta investigación, se solicitó a diez voluntarios sanos que tenían entre 22 y 41 años que participaran en un estudio durante tres semanas. A los participantes se les pidió que se sentaran en una silla de descanso, trotaran en una cinta o pedalearan en una bicicleta estacionaria durante 1 hora. Durante este período, cada participante realizó un ciclo de cada actividad durante una semana y los investigadores compararon sus resultados finales al final de la investigación. También se les pidió que comieran una dieta específica con isótopos radiactivos agregados para que los investigadores pudieran rastrear las heces de los participantes.

Al concluir el estudio, los investigadores determinaron que el tiempo que tardó la comida en pasar de la boca al inodoro para los participantes que simplemente descansaban en un sillón fue de alrededor de 51.2 horas. Sin embargo, los que estaban activos tuvieron mejores tiempos de evacuación de heces:

  • los participantes que hicieron ciclismo tuvieron una evacuación intestinal en 36.6 horas
  • los corredores pasaron sus heces en solo un pasaje de 34 horas.
    Como debería ser obvio ahora, hay una notable diferencia que el ejercicio puede hacer sobre los hábitos intestinales de cualquier persona.

¿Por qué pasó esto?

La razón por la que el ejercicio y las deposiciones están relacionadas
La razón por la que el ejercicio y las deposiciones están relacionadas

La razón por la que el ejercicio y las deposiciones están relacionadas se debe a varias razones diferentes. Una de las primeras conexiones que puede hacer es que cuando hace ejercicio, su metabolismo será mucho más activo en comparación con cuando está sentado y descansando. Un metabolismo más rápido acelerará todos los componentes de su tracto digestivo de la digestión, absorción y expulsión. Según un estudio separado, las mujeres tienden a tener un mayor impacto en comparación con los hombres cuando se trata de un metabolismo más rápido y una mayor producción de heces.

Otra razón crítica por la que tenemos movimientos intestinales más evidentes después del ejercicio se debe a la función primaria del intestino grueso. El intestino delgado es el principal responsable de la absorción de grasas, vitaminas y nutrientes, pero lo que hace que el intestino grueso sea insustituible es el hecho de que es responsable de consumir grandes cantidades de agua. Durante los períodos de actividad aeróbica, los tejidos demandan más niveles de agua por lo que la motilidad intestinal aumentará para ayudar a satisfacer las necesidades fisiológicas de nuestros músculos mientras hacemos ejercicio.

La última vía que te indicaré para explicar la conexión entre el ejercicio y las evacuaciones frecuentes radica en la inervación del sistema para que todo suceda. Durante el ejercicio, el sistema nervioso simpático se activa principalmente en todo el cuerpo para permitir que los músculos procesen y usen glucosa y oxígeno a la capacidad máxima. Este sistema también nos permite respirar más profundamente y esencialmente apaga nuestro deseo de ir al baño.

Sin embargo, una vez que haya terminado de ejercitarse, su sistema nervioso simpático ya no dominará, sino que pasará al sistema nervioso parasimpático. Este sistema está a cargo de ayudarlo a descansar y digerir la comida que necesita para reemplazar la energía perdida. También es probable que ahora tenga ganas de defecar porque el sistema nervioso parasimpático también es responsable de su deseo de defecar. Estas vías nerviosas trabajan en sinergia durante todo el día, por lo que su cuerpo puede trabajar de la manera más eficiente y efectiva posible.

Como en este punto, debe tener una comprensión sólida de que hacer ejercicio aumentará la cantidad de viajes que hace al baño. También debería ser capaz de comprender algunos de los mecanismos en juego que están causando esto.