Saltar al contenido
Consultas de Salud | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

Lesión del ligamento cruzado: causas, síntomas, cirugía y tiempo de recuperación de LCA

La lesión por fractura de LCA es muy común entre los atletas y la población en general. Por lo general, es causada por un golpe en la rodilla o por una desaceleración repentina. Provocando dolor, disminución de la ROM, hinchazón.

Lesión del ligamento cruzado: causas, síntomas, cirugía y tiempo de recuperación de LCA
Lesión del ligamento cruzado: causas, síntomas, cirugía y tiempo de recuperación de LCA

La lesión por rotura de LCA puede tratarse de forma quirúrgica y conservadora.

Las lesiones por rotura del ligamento cruzado anterior (LCA) se encuentran entre las lesiones más comunes de la rodilla.

El LCA es un ligamento que conecta la parte superior e inferior de la pierna, y se encuentra dentro de la articulación de la rodilla. El suministro de sangre es provisto por las arterias que rodean la articulación de la rodilla y la almohadilla de grasa dentro de la articulación de la rodilla. El suministro de sangre es muy importante durante el proceso de recuperación después de la lesión. El papel principal de la LCA es proporcionar estabilidad a la articulación de la rodilla y evitar el movimiento excesivo de la parte inferior de la pierna en sentido anterior.

Causas de una lesión por fractura de LCA

En la mayoría de los casos de una lesión por desgarro LCA, el paciente sufrió un golpe en la rodilla o estuvo involucrado en actividades como la desaceleración repentina, la acción de corte o el salto. Los investigadores han descubierto que el ancho de la escotadura intercondílea (el espacio entre dos cóndilos del fémur) y el género juegan un papel importante en el desarrollo de una lesión del LCA.

Las lesiones por rotura del LCA se pueden dividir en cuatro grados principales (intacto, Grado I, Grado II, Grado III).

  • En el caso de las roturas de LCA grado I, solo algunas de las fibras de los ligamentos se rompen mientras que el resto está intacto o distendido.
  • En el caso de lesiones de roturas de LCA de grado II, se rompe una cantidad significativa de fibras de ligamento, pero aún existe un vínculo entre los dos extremos de la LCA.
  • En el caso de las lesiones de roturas de LCA de grado III, todas las fibras de los ligamentos están rotas y no hay un vínculo entre los dos extremos de la LCA.

Los síntomas de lesiones por rotura de LCA

Al proporcionar información sobre la lesión, la mayoría de los pacientes describirán una sensación de estallido que se puede escuchar o sentir. Se acompaña de un fuerte dolor que les impide continuar con su actividad. Muchos pacientes también describen una sensación “como que su rodilla se dislocó y luego volvió a su lugar”.

Poco después de la lesión, la sangre comenzará a acumularse dentro de la articulación de la rodilla y la rodilla comenzará a hincharse. En caso de grandes cantidades de sangre dentro de la articulación, el paciente puede sentir dolor y opresión en la rodilla incluso mientras descansa. El rango de movimiento se reducirá significativamente e incluso una ligera flexión causará dolor.

La hinchazón a menudo crea un problema porque dificulta un examen completo. El examen incluye diferentes pruebas ortopédicas que pueden guiar al examinador hacia el diagnóstico exacto. En caso de lesión por lágrima de LCA, la prueba de Lachman, la prueba de cambio de pivote y la prueba de cajón anterior son las más sensibles.

Cirugía para las lesiones por lágrimas de LCA

Hay dos opciones de tratamiento principales para una lesión por lágrima LCA: tratamiento conservador y cirugía. La elección de la modalidad de tratamiento depende de una serie de factores diferentes (grado de desgarro del LCA, edad del paciente, nivel de actividad antes de la lesión, disposición a cambiar de estilo de vida, rentabilidad, etc.). Los tres factores principales para decidir sobre un tratamiento quirúrgico son:

  • La edad del paciente
  • El nivel de actividad del paciente antes de la cirugía.
  • El grado de inestabilidad de la articulación de la rodilla.

Los pacientes con lesiones de desgarro de LCA de grado I e incluso pacientes con lesiones de desgarro de LCA de grado II que están preparados para cambiar su estilo de vida podrían considerar el tratamiento conservador. En caso de que este tratamiento conservador fracase, pueden someterse a una cirugía por lesión de LCA.

En el caso de lesiones de roturas de LCA grado III, no existe un vínculo entre los dos extremos de la LCA y no hay posibilidad de curación sin cirugía.

Dependiendo del tipo de desgarro de LCA, nivel de actividad y otros factores, un cirujano ortopédico elegirá entre la reparación de la LCA y la reconstrucción de la LCA.

La reparación de LCA está reservada para casos en los que el LCA se desprendió de su unión al fémur o tibia. Un cirujano ortopédico colocará la parte avulsionada en su posición normal y la fijará con una sutura o tornillo. Los fragmentos más grandes se pueden fijar con un tornillo, mientras que los más pequeños se fijan con suturas no reabsorbibles. No hay diferencia entre las tasas de éxito de los tornillos y las suturas.

La cirugía de reconstrucción del LCA se recomienda para los pacientes que sufrieron un desgarro del LCA localizado en la parte media del ligamento. Se usa un injerto para reemplazar el LCA lesionado. La mayoría de los cirujanos utilizan tendón rotuliano, tendones de isquiotibiales, tendón de cuadríceps o injertos sintéticos. Un estudio realizado por Spindler et al. No se encontraron diferencias significativas entre los tendones rotulianos y los tendones de los tendones de la corva.

Tiempo de recuperación de la cirugía

La mayoría de los cirujanos ortopédicos recomiendan usar un aparato ortopédico y muletas después de la reparación del LCA. Tres semanas después de la cirugía, se le permitirá al paciente comenzar los ejercicios de rehabilitación para la lesión por LCA para fortalecer el músculo cuádriceps y los isquiotibiales. Se les permitirá flexionar su rodilla hasta 90 grados utilizando un aparato ortopédico. La recomendación general es continuar con los ejercicios durante los primeros tres a cuatro meses después de la reparación del LCA.

El paciente debe poder tener un rango completo de movimiento dos meses después de la cirugía. Las muletas se usan durante las primeras seis semanas después de la cirugía.

En el caso de la cirugía de reconstrucción de LCA, la rodilla se coloca en una abrazadera en extensión completa. El paciente puede comenzar con los ejercicios inmediatamente después de la cirugía. La mayoría de los cirujanos ortopédicos recomiendan utilizar un protocolo de recuperación de seis meses.

Dr. Manuel Silva terminó su especialización en neurocirugía en Portugal. Se interesa por la experiencia de la radiocirugía, el tratamiento de los tumores cerebrales, y radiología intervencionista. Adquirió experiencia operativa significativa que se hace bajo la supervisión y orientación de los residentes de la tercera edad.