Saltar al contenido
Consultas de Salud | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

La importancia clínica de las convulsiones nocturnas

26 junio, 2018

El trastorno donde las convulsiones ocurren solo cuando una persona está durmiendo se llama epilepsia nocturna. Existen diferentes tipos de epilepsia que se asocian con convulsiones nocturnas, de las cuales la epilepsia del lóbulo frontal es un ejemplo.

La importancia clínica de las convulsiones nocturnas
La importancia clínica de las convulsiones nocturnas

Las convulsiones nocturnas ocurrirán cuando un paciente está durmiendo o durante un momento en que una persona debería estar durmiend, en otras palabras, si una persona todavía está despierta durante horas cuando deberían estar durmiendo, experimentarían convulsiones cuando estén despiertas. Por lo tanto, es imprescindible que el individuo afectado mantenga un patrón de sueño regular. Si uno se desvía de su rutina de sueño normal, esto puede provocar síntomas de epilepsia más frecuentes en pacientes con este problema, incluso cuando están despiertos.

Tipos de convulsiones nocturnas

Los pacientes que sufren de epilepsia nocturna se pueden categorizar en dos grupos diferentes que son:

  • Epilepsia generalizada: donde hay un aumento generalizado de la actividad eléctrica en todo el cerebro.
  • Epilepsia parcial: la mayor actividad eléctrica ocurre en un área del cerebro local o regional. Aquí, las convulsiones pueden ocurrir a la inversa en una parte del cerebro o varias partes a la vez.

Síntomas y observaciones posteriores a la convulsión

Los pacientes que experimentan convulsiones nocturnas pueden notar problemas inusuales cuando se despiertan al día siguiente. Pueden incluir lo siguiente:

  • Dolores de cabeza
  • Morder su lengua.
  • Mojar accidentalmente la cama.
  • Aturdimiento.
  • Debilidad o fatiga.
  • Tensión muscular.
  • Lesión articular u ósea.
  • Comportamientos mentales que son inusuales y que son consistentes con los que ocurren después de una convulsión.
  • Los pacientes también pueden encontrar que los objetos han sido golpeados o que ellos mismos han caído al suelo.

Diagnóstico

La epilepsia nocturna puede ser difícil de diagnosticar ya que el paciente puede no ser consciente de que tiene un trastorno convulsivo. El diagnóstico de epilepsia se realiza con la ayuda de otros que describen los síntomas del paciente, pero en este caso, los movimientos involuntarios realizados por el paciente pueden no parecer diferentes de los que se producen durante el sueño normal.

Complicaciones

Muchos riesgos están asociados con convulsiones nocturnas que pueden incluir asfixia, conmoción cerebral e incluso una muerte repentina e inesperada en epilepsia.

Tratamiento

La epilepsia nocturna se trata de la misma manera que cualquier otra forma de epilepsia, con medicamentos anticonvulsivos.

Sin embargo, puede ocurrir una situación de catch-22 cuando se trata la epilepsia nocturna. Ciertos anticonvulsivos parecen alterar los patrones de sueño de las personas que, como se mencionó, pueden desencadenar una convulsión nocturna. Luego, los médicos se enfrentan al problema de tener que recetar medicamentos que disminuyan la incidencia de convulsiones, pero también deben asegurarse de que no perturben los patrones de sueño del paciente.

Por lo tanto, para reducir el riesgo de convulsiones en estos pacientes, es importante prescribir medicamentos que no afecten el ciclo de sueño del paciente. Los medicamentos que fueron probados y se encontraron apropiados son los siguientes:

  • Fenitoína
  • Fenobarbital
  • Valproate
  • Carbamazepina
  • Gabapentina
  • Etosuximida
  • Lamotrigina
  • Felbamate
  • Vigabatrin
  • Levitiracetam
  • Topiramato
  • Zonisamida
  • Tiagabine
  • Oxcarbazepina.

Se descubrió que la oxcarbazepina produce los efectos más seguros sobre los patrones de sueño de los pacientes. En otro estudio, se encontró que este medicamento mejora la continuidad del sueño del paciente.