Saltar al contenido
Salud Consultas | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

Impulsar las habilidades sociales con la exploración del cerebro

Última actualización: 19 octubre, 2017
Por:
Impulsar las habilidades sociales con la exploración del cerebro

La mayoría de las personas sabe incluso desde la distancia si una pareja está flirteando o peleando, pero los investigadores del cerebro están estudiando por qué algunos, incluso aquellos con autismo, luchan por leer estas señales sociales.

Un toque en el brazo, una inclinación de la cabeza, un cómodo silencio pueden todos demostrar si una pareja en un café son cónyuges, hermanos, colegas o extraños.

Al leer una mezcla de señales sutiles, como el lenguaje corporal, el tono de voz y la expresión facial, todos hacemos juicios rápidos sobre el nivel de intimidad y equilibrio de poder entre otras personas.

“Las interacciones sociales son algo que los humanos son muy buenos para resolver”, dijo el Dr. Kami Koldewyn, psicólogo de la Universidad de Bangor en el Reino Unido. “Retomamos las señales rápidamente de las caras, los cuerpos y las acciones de otras personas”.

Pero las redes cerebrales responsables de esta increíble intuición siguen siendo en gran parte un misterio. Exactamente cuando se desarrollan, o incluso donde en el cerebro mienten aún se desconoce. Tampoco está claro si todas estas habilidades se aprenden o si algunas están listas para partir desde el nacimiento.

La comprensión de esta área del desarrollo del cerebro puede conducir eventualmente a intervenciones para ayudar a las personas que luchan para leer señales sociales, como las que se encuentran en el espectro autista.

El Dr. Koldewyn está tratando de responder algunas de estas preguntas en un proyecto financiado por la UE llamado Becoming Social. Usando exploraciones cerebrales de IRM funcionales, espera identificar qué redes están activas cuando los voluntarios observan a otras personas interactuando.

Un grupo de 100 niños de edades comprendidas entre los 9 y los 14 años de edad se mostrará en video de varios pares de personas mientras saludan y hablan entre ellos. Luego, los investigadores harán preguntas a los jóvenes sobre la relación entre las dos personas. Se les puede preguntar si las personas son amigos, o si dos personas se acercan a una puerta estrecha, ¿cuál de ellas es más probable que ceda y deje pasar a la otra persona? Algunas de las pruebas incluirán secuencias de video que se enfocan solo en las caras de las personas o el movimiento de su cuerpo, mientras que otras mostrarán a toda la persona a medida que interactúan.

“Las partes específicas del cerebro son muy sensibles a las señales faciales, mientras que otras son más sensibles a las señales corporales”, dijo el Dr. Koldewyn. “Pero sospechamos que la lectura de las interacciones no está en la cara, ni en el cuerpo, ni en las acciones individuales específicas. Creemos que algunas regiones cerebrales son específicamente sensibles a las interacciones sociales conjuntas”.

Redes de maduración

Una vez que han mapeado las regiones del cerebro sensibles a las interacciones sociales, los investigadores comenzarán a ver cómo se desarrollan estas redes a lo largo del tiempo. El mismo grupo de niños se volverá a probar después de dos años para ver si su creciente sensibilidad al mundo que los rodea a medida que maduran se refleja en el cerebro.

“A medida que pasamos de la infancia a la adolescencia, hay un cambio significativo de una fase más egocéntrica a preocuparnos por lo que otros piensan de nosotros y cómo las personas que nos rodean nos afectan socialmente”, explicó el Dr. Koldewyn. “Los niños aprenden las señales sociales, pero hay una fuerte reorientación en la adolescencia para atender y pensar en el mundo social, por lo que esperamos que esta transición genere algunos cambios significativos en las regiones cerebrales sensibles a las interacciones sociales”.

Entender el vínculo entre el desarrollo del cerebro y la capacidad social podría abrir la puerta a la predicción de las habilidades sociales del mundo real. En la práctica, eventualmente será posible sintonizar e incluso mejorar la alfabetización social de los niños a través de ejercicios de entrenamiento.

Los investigadores también tienen la intención de reclutar a alrededor de 30 personas con trastornos del espectro autista y comparar sus resultados de prueba con los de la población típica.

Se espera que esto pueda conducir a nuevas formas de ayudar a las personas con autismo a aprender a leer claves sociales valiosas.

Conversaciones virtuales

Pero estudiar la forma en que el cerebro procesa señales no verbales durante las interacciones sociales uno a uno puede ser un desafío, porque los investigadores necesitan controlar un lado de una conversación para asegurarse de que las personas sean evaluadas de manera uniforme.

Ahora la tecnología está ayudando a superar este obstáculo. La Dra. Antonia Hamilton, líder del grupo de neurociencias sociales en el University College de Londres (UCL) en el Reino Unido, está utilizando sistemas de realidad virtual (RV) para crear interacciones sociales realistas a través del proyecto INTERACT, financiado por el Consejo Europeo de Investigación de la UE y el INTERHYTHM proyecto, liderado por la Dra. Alexandra Georgescu en UCL.

“Hemos creado personas virtuales que utilizan un sistema VR comercial combinado con nuestro propio código que nos permite controlar nuestros personajes virtuales”, dijo. “Ofrece una experiencia bastante realista de conversaciones sociales y nos permite estudiar cosas como tomar turnos e imitar”.

Usando la espectroscopia funcional infrarroja cercana, una nueva técnica de escaneo cerebral que utiliza una cápsula con sensores ópticos que iluminan la luz infrarroja en el cerebro, los investigadores han explorado cuestiones como la construcción de confianza durante las interacciones sociales.

“Un tema algo controvertido es cómo respondemos a las personas que reflejan nuestras acciones”, dijo el Dr. Hamilton. “Desde la década de 1970, se creía que imitar las acciones de otra persona crearía simpatía y confianza”.

Basándose en la suposición de que esta es una manera sutil pero efectiva de conectarse con otros, los vendedores a menudo copiaron los movimientos de sus clientes, y algunas veces se hicieron eco de sus palabras, en un intento por aumentar las ventas de automóviles, casas y electrónica. Pero el trabajo del Dr. Hamilton y sus colegas sugiere que sus esfuerzos pueden haber sido desperdiciados.

“Al mirar los movimientos de la cabeza, no hemos encontrado cambios en la confianza cuando alguien te copia”, dijo. “El trabajo anterior en esta área no fue tan riguroso como lo permite la nueva tecnología”.

Al combinar VR y las exploraciones cerebrales, el Dr. Hamilton está aportando un nuevo nivel de rigor científico a la neurociencia social, lo que permite que las teorías que antes eran difíciles de probar fueran sometidas a experimentos controlados. Más supuestos pueden caer a medida que se recopilan nuevos datos.

Acciones de reflejo

Por ejemplo, a menudo se dice que las personas con autismo no imitan las acciones de los demás. El grupo del Dr. Hamilton ha descubierto que los que están en el espectro autístico copian a otros, pero no usan señales sociales para decidir cuándo imitar, por lo que a menudo copian en contextos diferentes a individuos típicos.

El Dr. Hamilton también cree que el hábito de reflejar a otros es probablemente algo que aprendemos en lugar de una habilidad incorporada.

“La duplicación es específica del contexto”, dijo. “Si alguien extiende la mano para darle la mano, respondes con una acción complementaria (usualmente tu mano derecha con la de ellos) en lugar de reflejar su acción”.

Si bien la imitación puede o no ayudar a los vendedores a vender autos, copiarlos es una parte valiosa del aprendizaje. Para las personas con autismo u otras personas que son menos hábiles en la creación de reflejos, la identificación de problemas en esta área podría ayudar a los maestros y padres a apoyar a los niños en un entorno educativo.

Una aplicación comercial de esta área de investigación vendrá combinando VR e inteligencia artificial para crear agentes artificiales que interactúen más naturalmente con los humanos.

“Al desarrollar mejores sistemas de realidad virtual y comprender lo que está sucediendo en una conversación, podremos construir mejores personajes sociales que podrían venderle un billete de tren, por ejemplo”, dijo el Dr. Hamilton. “Tenemos a Siri en nuestros teléfonos, pero no tiene cara de creación en VR, que podría ayudar a crear una interfaz más natural”.