Saltar al contenido
Salud Consultas | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

Hemorragia perimenopáusica: ¿cuándo consultar a su médico?

Última actualización: 5 diciembre, 2017
Por:
Hemorragia perimenopáusica: ¿cuándo consultar a su médico?

Los ovarios son la única parte del cuerpo femenino que literalmente se “retira” cuando se cruza a la edad madura. La función comienza a declinar gradualmente a medida que ingresa a la perimenopausia, y finalmente se detiene por completo.

Un estado de menopausia solo puede declararse si no ha menstruado durante el último año. La edad promedio de la menopausia de las mujeres es de 51 años, con un rango de edad más común de 48 a 55 años.

Durante la edad reproductiva, los ovarios producen hormonas femeninas junto con los óvulos. Una disminución gradual de esta producción hormonal conduce a algunos cambios en el estado de ánimo, el cuerpo, el sueño, y por supuesto, el ciclo menstrual.

El ciclo menstrual perderá su patrón cíclico predecible durante la perimenopausia. Es posible que tenga un sangrado escaso, sangrado irregular, ciclos largos, manchado e incluso sangrado abundante. Estas cosas son todas normales.

Sin embargo, la perimenopausia no siempre avanza de manera directa y existen enfermedades que producen síntomas similares. ¿Cómo se diferencia entre la hemorragia perimenopáusica normal y fisiológica y la hemorragia patológica?

Debe informar a su médico si experimenta cualquiera de los siguientes patrones de sangrado anormales mientras está en la perimenopausia:

  • Sangrado abundante, especialmente con coágulos (que requieren una almohadilla cada hora o necesidad de cambiar almohadillas por la noche)
  • Sangrado después del sexo
  • Manchado o sangrado entre períodos
  • Ciclos de menos de 21 días
  • Períodos que duran más de ocho días
  • Sangrado después de alcanzar la menopausia

Además de los cambios hormonales perimenopáusicos, un sangrado anormal en el período de transición también podría ser el resultado de problemas de tiroides, enfermedades crónicas, infección pélvica, fibromas y pólipos uterinos o debido a una afección potencialmente precancerosa llamada hiperplasia endometrial.

Debe someterse a una evaluación para descartar estas condiciones si experimenta los síntomas antes mencionados. Varias pruebas están disponibles para evaluar el estado de su ciclo, así como para encontrar cualquier patología subyacente. Además de un examen clínico, una ecografía de la parte inferior del abdomen y una sonohisterografía con infusión de solución salina son las dos pruebas que se realizan con más frecuencia para evaluar el estado de su útero y el grosor de su endometrio.

En circunstancias especiales, es posible que necesite una biopsia endometrial para descartar cualquier evidencia de cáncer. Una biopsia endometrial es una opción mínimamente invasiva para la evaluación endometrial en mujeres con riesgo de malignidad.

Es posible que necesite atención médica cuando esté sangrando profusamente, pero no padezca ninguna patología importante. Las píldoras anticonceptivas orales combinadas, la terapia cíclica oral o una progesterona inyectable, y un dispositivo intrauterino que emite hormonas llamado “Mirena” son algunas de las opciones disponibles.

Es posible que se necesite una histerectomía (cirugía para extirpar el útero) cuando las investigaciones revelan fibromas o pólipos uterinos o cualquier endometrio atípico que tenga un potencial canceroso, o incluso cuando el sangrado excesivo no se puede controlar con el tratamiento médico anterior. Sin embargo, una ablación endometrial puede ser una muy buena alternativa. Una ablación endometrial es un abordaje mínimamente invasivo que recientemente se hizo disponible y puede reemplazar a la histerectomía en algunos casos. Durante el procedimiento, el revestimiento del útero se ablaciona para sellar los vasos sanguíneos, algo que adelgaza el endometrio, y a menudo, detiene la hemorragia profusa.

En conclusión, los patrones de sangrado irregular durante el período perimenopáusico no siempre son fisiológicos. Debe estar atento, ya que puede estar causado por pólipos uterinos, tumores o incluso cánceres, y por lo tanto, a menudo necesita una evaluación exhaustiva.