Saltar al contenido
Salud Consultas | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

El primer estudio clínico sobre el consumo de placenta no muestra ningún beneficio en el aumento de los niveles de hierro

Última actualización: 16 septiembre, 2017
Por:
El primer estudio clínico sobre el consumo de placenta no muestra ningún beneficio en el aumento de los niveles de hierro

El primer estudio realizado sobre el consumo de la forma encapsulada de la placenta humana no ha mostrado ningún beneficio para quienes lo toman para aumentar los niveles séricos de hierro.

Un estudio controlado con placebo, realizado en la Universidad de Nevada en Las Vegas, EE.UU., ha demostrado que el consumo de la forma encapsulada de la placenta humana no es ni beneficioso ni perjudicial para elevar los niveles de hierro de las madres en el posparto. La placenta se comparó con un placebo de vaca.

La práctica de consumir placenta encapsulada, (es la placenta al vapor, deshidratada y luego molida para ser colocada en cápsulas) se ha convertido en una tendencia creciente en el mundo occidental y se ha utilizado en la medicina tradicional oriental durante muchas décadas.

Impacto del estudio sobre el consumo de placenta

El cuerpo de una mujer embarazada requiere suplementos de hierro, ya que este importante metal no sólo es utilizado por el feto en crecimiento, sino que los cambios fisiológicos que se producen en la madre dan lugar a una mayor producción de plasma que conduce a una anemia dilucional. Se necesita aumentar la suplementación de hierro durante y después del embarazo para construir las reservas de hierro de la madre hasta que el feto pueda usar el elemento para desarrollarse y para aumentar la producción de glóbulos rojos, para contrarrestar el aumento de la producción de plasma causando una anemia fisiológica.

La idea detrás del uso de placenta encapsulada como fuente de hierro proviene del hecho de que la placenta sí contiene una gran cantidad de hierro. La cuestión era que no se realizaron estudios clínicos para confirmar si la práctica del consumo de placenta realmente ofrecía algún beneficio al aumento de los niveles de hierro. La evidencia fue anecdótica, en el mejor de los casos de los que utilizaron el producto y esto estimuló la necesidad de llevar a cabo el estudio clínico.

23 mujeres completaron el estudio de 3 semanas, de las cuales 10 mujeres recibieron la placenta encapsulada y a 13 le dieron el placebo de vaca deshidratada. Se realizaron análisis de sangre para monitorear los cambios en los niveles de hierro antes y después del parto del bebé y también a las 1 y 3 semanas postparto. Se encontró entonces que no se detectaron diferencias importantes en los niveles de hierro sérico entre los 2 grupos sujetos a la prueba.

El resumen del hallazgo sería entonces que el consumo de placenta encapsulada no es una mejor fuente de suplementos de hierro que las porciones dietéticas normales de carne.

Sugerencias basadas en el estudio

Dado que la práctica de consumir placenta humana no ha mostrado ninguna evidencia de elevar el nivel de hierro en las madres que están embarazadas o que han dado a luz, entonces se sugiere que estas personas deberían discutir el uso adecuado de suplementos de hierro con sus profesionales de la salud.

Esto es especialmente importante, ya que la deficiencia de hierro en el embarazo puede conducir a problemas médicos como latidos cardíacos irregulares y la disminución de la oxigenación de los órganos vitales y especialmente del feto.

Investigación adicional sobre el consumo de placenta

Los individuos que consumen placenta encapsulada han descrito experimentar cambios tales como un estado de ánimo elevado, disminución de la depresión posparto y reducción de la fatiga, en comparación con un placebo.

Los cambios en los niveles hormonales durante y después del embarazo dan como resultado las experiencias mencionadas. Por lo tanto, se está realizando un estudio más amplio donde la placenta encapsulada se compara con un placebo para determinar si estos productos afectarán los cambios en los niveles hormonales en mujeres embarazadas y en el postparto.

Deficiencia de hierro, anemia en el embarazo

La anemia por deficiencia de hierro puede ocurrir en el embarazo, ya que el volumen de la sangre de la madre expectante se expande para acomodar los cambios fisiológicos que están ocurriendo en su cuerpo. Esto permite que el bebé no nacido produzca su propio suministro de sangre y por lo tanto duplica la necesidad de hierro de las madres.

Si la madre no tiene suficientes reservas de hierro o si no obtiene suficiente hierro durante el embarazo, entonces pueden desarrollar una anemia por deficiencia de hierro.

Factores de riesgo para desarrollar anemia en mujeres

Las mujeres tienen una mayor posibilidad de desarrollar una anemia por deficiencia de hierro en comparación con los hombres. Las siguientes son las principales razones detrás de esto.

  • Tener un flujo menstrual abundante antes del embarazo.
  • Tener dos o más embarazos cerca uno del otro.
  • Estar embarazada de 2 o más bebés.
  • Vomitar con frecuencia debido a náuseas matinales.
  • No consumir suficiente hierro.

Síntomas de la anemia durante el embarazo

Los siguientes son síntomas experimentados por las mujeres embarazadas deben ser discutidos con un médico si están presentes.

  • Cada vez más pálido.
  • Debilidad y fatiga excesivas.
  • Falta de aliento.
  • Experimentar palpitaciones del corazón.
  • Mareo o mareo.
  • Pica, anhelando artículos no alimentos tales como arena, suciedad o tiza.

Complicaciones de la anemia

A continuación se explican las complicaciones que pueden ser causadas por una anemia ferropénica.

Complicaciones del embarazo

Los bebés, que nacen de madres con anemia por deficiencia de hierro que no se tratan de manera óptima, tienen más probabilidades de experimentar los siguientes problemas:

  • Nacer prematuramente.
  • Tener un bajo peso al nacer.
  • Hacer menos bien en las pruebas de habilidad mental en comparación con otros niños.
  • Tienen bajo nivel hierro.

Cansancio

Los pacientes con anemia por deficiencia de hierro pueden sentirse cansados y letárgicos, esto puede resultar en somnolencia excesiva y disminución de la productividad del trabajo.

Mayor riesgo de infecciones

La anemia por deficiencia de hierro se ha demostrado clínicamente que afecta el sistema inmunológico de un individuo, por lo tanto, hace a uno más vulnerable a la adquisición de una infección.

Problemas cardíacos y pulmonares

Los adultos pueden desarrollar un ritmo cardíaco anormalmente rápido (taquicardia) o insuficiencia cardíaca que puede afectar la respiración.

Manejo de la anemia durante el embarazo

La principal fuente de hierro es a través de la dieta. Estas fuentes dietéticas de hierro incluyen productos de origen animal tales como carne roja magra, pescado y aves de corral. Las opciones de no carne para la ingesta de hierro a través de la dieta incluyen legumbres, cereales para el desayuno fortificados con hierro y verduras.

El hierro de los productos animales es más fácil de absorber y la tasa de absorción de este elemento, a partir de alimentos a base de plantas y suplementos, se refuerza al consumir bebidas o alimentos ricos en vitamina C (zumo de naranja, fresas o jugo de tomate).

Una mujer embarazada necesita 27 mg de hierro todos los días y la ingesta dietética promedio de hierro para estos individuos es sólo de 15 mg por día. Por lo tanto, es evidente que una madre embarazada necesita suplementos de hierro.

Un profesional de la salud prescribiría vitaminas prenatales, que suelen contener hierro, a las madres embarazadas. Tomar estas vitaminas prenatales puede ayudar a prevenir y tratar la anemia durante el embarazo y en algunos casos, el proveedor de atención médica podría terminar recomendando un suplemento de hierro por separado.

Aunque es un nutriente esencial durante el embarazo, la suplementación de calcio debe evitarse, ya que esto puede reducir la absorción de hierro. Suficiente calcio es absorbido a través de la dieta, por lo tanto, complementar con él no es necesario durante el embarazo.

Otras causas de anemia también deben ser excluidas por el proveedor de atención médica de la paciente embarazada, especialmente si están usando suplementos de hierro y todavía están experimentando signos y síntomas de anemia. Cuestiones como la cirugía gástrica o intestino delgado se traducirá en la disminución de la absorción de hierro y por lo tanto, significa que el paciente necesitaría la administración intravenosa de hierro.