Saltar al contenido
Salud Consultas | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

Ejercicios de rehabilitación para lesiones de LCA

Última actualización: 18 octubre, 2017
Por:
Ejercicios de rehabilitación para lesiones de LCA

Los ejercicios de rehabilitación son importantes para restaurar la función de la rodilla después de las lesiones por rotura del LCA. El objetivo principal de los ejercicios de rehabilitación es restaurar el movimiento de la rodilla y aumentar la fuerza muscular, lo que debería proporcionar estabilidad a la rodilla.

Ejercicios de rehabilitación para lesiones de LCA

Las lesiones por rotura de LCA son muy comunes, especialmente entre los atletas. Hay una serie de opciones de tratamiento disponibles. Mientras que las roturas de LCA de grado III (roturas completas de LCA) casi siempre se tratan quirúrgicamente, el tratamiento conservador se puede usar para roturas de LCA de grado I y grado II.

El tratamiento conservador de las lesiones por rotura del LCA se basa principalmente en ejercicios de rehabilitación que deberían aumentar la fuerza de los músculos alrededor de la rodilla y proporcionar estabilidad a la articulación de la rodilla. En el caso de un desgarro de LCA, generalmente hay inestabilidad anterior de la rodilla, por lo que la pierna inferior puede avanzar hacia adelante.

Los ejercicios de rehabilitación para una lesión por rotura LCA deben aumentar la fuerza de los isquiotibiales para que puedan prevenir la inestabilidad anterior de la rodilla. Los pacientes que logran aumentar la fuerza de los isquiotibiales tienen una alta probabilidad de curación y de volver a los niveles de actividad previos a la lesión.

Ejercicios para un aumento de la fuerza después de una lesión de LCA

Es importante comenzar con los ejercicios poco después de una lesión. De esa manera, el paciente tendrá la oportunidad de aumentar la fuerza muscular y promover la curación. En la mayoría de los casos, los ejercicios se pueden iniciar inmediatamente después de que el dolor disminuya.

Ejercicios de fortalecimiento de isquiotibiales

Acuéstese en posición prona y extienda sus piernas. Puede sostener el borde de una mesa con las manos o dejarlos tumbados a su lado. Flexione la parte inferior de su pierna hasta 30 grados. Su asistente colocará sus palmas en la parte posterior de su talón y proporcionará resistencia, mientras intenta flexionar aún más. De esa manera, sus isquiotibiales están contraídos. Mantenga esa posición durante cuatro a cinco segundos y luego relájese. A continuación, debe flexionar la rodilla hasta 45 grados y tratar de flexionarse nuevamente contra la resistencia. Este proceso debe repetirse a 60 grados de flexión, 90 grados de flexión, 105 grados de flexión y 120 grados de flexión.

Si no tienes un asistente, aún puedes fortalecer tus isquiotibiales. Lo único que necesita es una banda de resistencia o peso en el tobillo. Colóquese en la posición prona con las piernas en extensión. Ahora intente flexionar la rodilla mientras usa el peso de su tobillo o mientras usa una banda de resistencia. Repite este ejercicio por al menos 15 a 20 veces.

Otro ejercicio que fortalece el tendón de la corva es el puente. Acuéstese en el suelo con las piernas en extensión y los brazos a su lado. Ahora flexione las rodillas, jálelas hacia las nalgas mientras mantienes los pies en el suelo y eleva los glúteos. De esa manera, formarás un puente. Mantenga esa posición todo el tiempo que pueda.

Ejercicios de fortalecimiento cuadríceps

Para este ejercicio, debe acostarse sobre su espalda. Puede hacerlo solo, no hay necesidad de un asistente. Debería contraer el músculo cuádriceps de un lado y mantenerlo contraído durante diez segundos. Luego, relájese, haga una pausa de tres a cuatro segundos y repita la contracción. Esto debería repetirse de 20 a 30 veces. Además, este ejercicio se puede realizar estando de pie. Haz este ejercicio y construye tu cuádriceps.

También puedes hacer una modificación del ejercicio anterior mientras te recuestas sobre la espalda. Flexione un pie, contraiga los cuádriceps y trate de levantar la pierna mientras la mantiene en una extensión completa. Mantenga la pierna en una posición elevada durante cuatro a cinco segundos y luego bájela lentamente a la cama, relaje los cuádriceps y extienda el pie. Mantenga esto durante cuatro a cinco segundos y repítalo nuevamente. Realice al menos diez a quince repeticiones.

Ejercicios para una mayor movilidad

Uno de los principales problemas después de una lesión de rodilla es el movimiento restringido. Ocurre porque el paciente trata de evitar los movimientos que causan dolor. Aprendan cómo evitar los movimientos de la rodilla y favorecer la contractura articular. Los ejercicios para aumentar la movilidad se pueden iniciar inmediatamente después de que el dolor disminuya.

Puede sentarse en el borde de su silla o cama y flexionar la rodilla en 90 grados de flexión. Trate de extenderlo todo lo que pueda y flexione lentamente. Repita esta acción durante al menos 10 a 15 veces.

Puede aumentar la movilidad de la rodilla mientras se recuesta sobre la espalda con la pierna extendida. Intenta flexionar la rodilla mientras mantienes el talón en la superficie todo el tiempo. Repita esta acción por lo menos diez veces.

Los ejercicios de rehabilitación para una lesión por LCA se pueden usar antes o después de la cirugía para una lesión por LCA. De cualquier manera, estos ejercicios proporcionarán un beneficio significativo para el paciente y acortarán el período de rehabilitación, permitiendo que la rodilla se restablezca por completo a su estado anterior a la lesión. No hay diferencias en la efectividad de los ejercicios de cadena cinética abierta y cadena cinética cerrada.