Saltar al contenido
Salud Consultas | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

Desencadenantes asmáticos

Última actualización: 16 septiembre, 2017
Por:
Desencadenantes asmáticos

El asma es una enfermedad crónica del sistema respiratorio en la que la vía aérea a veces se contrae y se inflama. Además, el revestimiento respiratorio produce cantidades excesivas de moco espeso, a menudo en respuesta a uno o más desencadenantes.

Este mecanismo es responsable de síntomas como sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos.

¿Qué desencadena estos ataques de asma?

Bueno, la respuesta a esta pregunta no es fácil de dar. Teóricamente, hay muchos desencadenantes posibles y sin embargo cada persona reacciona individualmente, por lo que simplemente no hay reglas. Los ataques pueden ser provocados por cosas tales como la exposición a un estimulante ambiental, aire frío, aire caliente, aire húmedo, ejercicio, esfuerzo o estrés emocional. Afortunadamente, todos estos síntomas de asma, que pueden variar de leve a amenazante para la vida, por lo general se pueden controlar con una combinación de medicamentos y los cambios ambientales. Por supuesto, la forma más eficaz de control es evitar los desencadenantes.

Signos y síntomas del asma

Mientras que en algunas personas el asma se caracteriza por deterioro respiratorio crónico, en otras es una enfermedad intermitente marcada por incidentes episódicos. Es una enfermedad muy extendida. Aproximadamente 14 millones de adultos y 6 millones de niños tienen asma.

Una exacerbación aguda del asma es médicamente conocida como ataque de asma. Estos ataques pueden ser leves, sintomáticos, asintomáticos o graves.

Las características clínicas de la forma más común de un ataque son:

  • Dificultad para respirar (disnea)
  • Sibilancias
  • Estridor
  • Tos

Los signos de un episodio asmático incluyen:

  • Sibilancias
  • Respiración rápida (taquipnea)
  • Vencimiento prolongado
  • Una frecuencia cardíaca rápida (taquicardia)
  • Sonidos pulmonares (audible a través de un estetoscopio)
  • Sobre inflación del pecho

Como hemos dicho anteriormente, a veces los ataques de asma pueden ser extremadamente graves. Durante este tipo de ataques, los músculos accesorios de la respiración, especialmente los músculos esternocleidomastoideo y escamoso del cuello pueden estar apretados.

Durante ataques muy severos, un paciente con asma puede:

  • Volverse azul por falta de oxígeno
  • Experiencia de dolor en el pecho
  • Incluso pérdida de conciencia

Aura asmática

Una serie de asmáticos afirman ser capaces de predecir cuándo ocurrirá un ataque, porque experimentan algo que llaman el “aura asmática”. Justo antes de la pérdida de conciencia, a veces un paciente sentirá entumecimiento en las extremidades y las palmas pueden comenzar a sudar. Los pies pueden llegar a estar helados.

Desencadenantes del asma

¿Qué desencadena exactamente el asma? Como se mencionó anteriormente, cada persona tiene sus propios desencadenantes.

Hay muchos posibles desencadenantes del asma y algunos de los más comunes se enumeran a continuación:

  • Alergenos
  • Irritantes como el humo del tabaco, olores fuertes
  • Enfermedad de reflujo gastrointestinal (ERGE)
  • Ansiedad emocional
  • Medicamentos
  • Alimentos
  • Cambios de clima
  • Infecciones virales o sinusales
  • Ejercicio

Alergenos

Estos son diferentes tipos de sustancias que se pueden encontrar a nuestro alrededor.

Algunos de los más comunes son:

  • Ácaros del polvo doméstico
  • Polen
  • Moldes
  • Patos de animales
  • Excrementos de cucaracha
  • Comida

Si su asma es desencadenada por alérgenos, simplemente evitarlos sería un plan mucho mejor que usar toneladas de medicamentos para tratar sus síntomas.

Irritantes

Los pulmones asmáticos no son tan saludables como los de otras personas. Esta es la razón por la que la inflamación de las vías respiratorias asmáticas son hiper-sensibles a irritantes ambientales.

Algunos de los irritantes ambientales más comunes son:

  • Humo de tabaco, humo de madera, productos químicos en el aire y ozono.
  • Vapores, polvo o gases.
  • Olores fuertes o aerosoles tales como perfumes, productos de limpieza para el hogar, laca para el cabello, vapores para cocinar, pinturas o barnices
  • Polvo de carbón, polvo de tiza o talco en polvo

También, en casos raros, incluso las condiciones meteorológicas cambiantes simples, tales como cambios en temperatura y humedad, presión barométrica o vientos fuertes pueden causar ataques severos de asma. Esto es importante porque tales irritantes difícilmente pueden ser evitados.

Infecciones

Algunas infecciones virales como resfriados o neumonía viral pueden desencadenar o agravar el asma, especialmente en niños pequeños. Inicialmente, los expertos no estaban seguros acerca de esta afirmación, pero después de varios estudios realizados sobre este asunto, ahora se considera un hecho probado.

Ejercicio

A veces el ejercicio físico extenuante también puede desencadenar ataques.

Algunos ejemplos de actividades que pueden desencadenar el asma son:

  • Respiración bucal prolongada
  • Bucear durante mucho tiempo
  • Ejercicio en aire frío y seco
  • De media a larga distancia

Enfermedad por reflujo

La enfermedad de reflujo gastro-esofágico (ERGE) es una condición en la cual el ácido del estómago fluye hacia atrás del esófago. A través de este acto, el asma también puede ser activado. Los síntomas más comunes de ERGE son:

  • Acidez severa
  • Eructos
  • Asma de la noche
  • Aumento de los síntomas de asma después de las comidas o el ejercicio

Medicamentos y alimentos

Ciertos tipos de medicamentos pueden causar ataques de asma en algunos pacientes. Algunos de los fármacos más comunes para desencadenar el asma son la aspirina (o otros AINE como ibuprofen®) y los betabloqueantes. Además, ciertos tipos de alimentos o aditivos alimentarios pueden desencadenar síntomas de asma. Algunos de los desencadenantes más comunes del asma son leche, huevos, cacahuetes, frutos secos, soja, trigo, pescado y mariscos.

Ansiedad emocional

Durante mucho tiempo los expertos pensaron que el asma era de hecho un trastorno psicológico, ya que se sabía que sucedía a las personas bajo estrés. Ahora, se ha demostrado que no es un trastorno emocional, aunque las emociones pueden desencadenarlo. La ansiedad y el estrés nervioso probablemente causan fatiga, que también puede aumentar los síntomas de asma y agravar un ataque.

Manejo del asma, medicamentos

Los medicamentos contra el asma incluyen aquellos que previenen y controlan los síntomas del asma y los que reducen la inflamación de las vías respiratorias. Podemos dividir estos medicamentos en dos grandes grupos: medicamentos de alivio rápido y de control a largo plazo.

Los medicamentos de alivio rápido incluyen:

  • Broncodilatadores: Estos medicamentos también son llamados los “medicamentos de rescate”, ya que se utilizan durante los ataques de asma activos. Su propósito es abrir los tubos bronquiales para que pueda pasar más aire a través. Vienen en varias formas, tales como medicamentos de inhalación, tabletas, líquidos o inyecciones.
  • Los corticosteroides: Por lo general administrados para uso a corto plazo por vía oral o por inyección para acelerar la resolución de la inflamación de las vías respiratorias, los corticosteroides tienen el mismo propósito que los broncodilatadores.

Medicamentos de control de largo plazo

Estos medicamentos deben tomarse diariamente para controlar la inflamación de las vías respiratorias. Por lo tanto, no tiene sentido utilizarlos durante un ataque de asma.

  • Los corticosteroides inhalados son probablemente la terapia más eficaz a largo plazo disponible para el asma persistente.
  • El cromoglicato o nedocromil detener el desarrollo de la inflamación en los pulmones, así como ayudar a prevenirla. Aunque no son tan eficaces como los corticosteroides, generalmente se consideran mucho más seguros.
  • Los modificadores de leucotrienos también son medicamentos muy eficaces, que atacan potentes sustancias químicas llamadas leucotrienos. Esto, por supuesto, reduce la inflamación de las vías respiratorias.
  • Las metilxantinas son fármacos que proporcionen de leve a moderada dilatación de las vías respiratorias y puede tener un efecto anti-inflamatorio leve. El más comúnmente utilizado es la teofilina.
  • Medicamentos Anti-IgE también son útiles. Omalizumab muestra mejores resultados cuando es utilizado por pacientes con asma alérgica persistente de moderada a severa. IgE es un anticuerpo que todos tenemos, responsable de causar reacciones alérgicas en algunas personas. Otro fármaco de esta clase es Xolair, que se administra por inyección cada dos o cuatro semanas. Al igual que con cualquier otro medicamento, puede causar algunos efectos secundarios. Los riesgos incluyen la posibilidad de una reacción severa dentro de las dos horas de recibir la inyección, problemas de coagulación sanguínea y un posible vínculo con el cáncer.