Saltar al contenido
Salud Consultas | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

Complicaciones de la extirpación de la vesícula

Última actualización: 16 septiembre, 2017
Por:
Complicaciones de la extirpación de la vesícula

Una operación de extirpación de la vesícula (colecistectomía) es un procedimiento muy seguro y rápido, pero, al igual que todas las otras cirugías, la colecistectomía también puede provocar algunas complicaciones.

Hay dos tipos principales de complicaciones de la extirpación de la vesícula.

Las complicaciones inmediatas: Estas son de inicio agudo y puede ocurrir en cuestión de horas, días o incluso semanas después de la cirugía.
Complicaciones tardías: Estos son los efectos secundarios crónicos del procedimiento de extracción de la vesícula biliar, y pueden ocurrir meses o años después de la cirugía.

Las complicaciones inmediatas

Las complicaciones inmediatas pueden ocurrir inmediatamente después de la cirugía, debido a varios factores. La anestesia indebida y monitoreo, la debilidad de sutura, deshidratación y falta de higiene son algunos de los principales factores que pueden dar lugar a complicaciones.

Las complicaciones inmediatas de la extirpación de la vesícula incluyen:

El síndrome post-colecistectomía (PCS): Este es un efecto secundario común de la extirpación de la vesícula. Cada séptimo paciente experimentará síntomas del síndrome post-colecistectomía, después de conseguir extirpar la vesícula. Los síntomas de PCS son similares a los causados por cálculos biliares, pero mucho más suaves. Los síntomas del síndrome post-colecistectomía incluyen:

  • Náusea
  • Vómitos
  • Dolor abdominal (por lo general en el cuadrante superior derecho)
  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia)
  • Una temperatura corporal ligeramente elevada
  • Anorexia, pérdida del apetito
  • Indigestión
  • Distensión
  • Diarrea
  • Incomodidad

El síndrome post-colecistectomía es una condición poco diferenciada. Se presenta con síntomas vagos. La mayoría de los pacientes son incapaces de explicar sus sentimientos. Ellos sienten que algo está mal.

Sangrado: Se trata de una complicación muy peligrosa, pero rara de una colecistectomía. El exceso de sangrado del sitio de la incisión se puede producir después de o durante la cirugía. Puede ser interno o externo. La hemorragia externa es fácil de manejar, pero oculta o una hemorragia interna es muy arriesgado. El sangrado interno puede llevar al paciente al choque, coma o incluso la muerte si no se trata.

Las fugas de bilis: La bilis es un fluido verdoso que es secretado por el hígado y almacena en la vesícula biliar. El conducto que lleva este fluido se llama el conducto biliar. Este conducto se recorta durante la cirugía. La bilis se puede salir, durante o después de la cirugía. La filtración biliar puede dar lugar a la septicemia (infección) por lo que debe ser administrado inmediatamente. El líquido derramado no puede ser fácilmente drenado. Sólo unos pocos casos requieren la extirpación quirúrgica de la bilis que e filtró.

La lesión de intestino o de los vasos sanguíneos: Esta complicación puede ocurrir después de cualquier tipo de cirugía. Un instrumento quirúrgico puede romper o dañar los órganos o vasos sanguíneos cercanos.

Complicaciones tardías

Las complicaciones tardías o retrasadas son por lo general debido a los hábitos de la ignorancia o mala alimentación del paciente. Después de cualquier cirugía, los pacientes están obligados a seguir las directrices dadas por su cirujano. Haciendo caso omiso de las instrucciones y advertencias del médico puede dar lugar a varias complicaciones. Las complicaciones tardías ocurren meses o años después de la cirugía. Algunas complicaciones tardías de la colecistectomía comunes incluyen:

Hiperacidez: El consumo de alimentos que son ricos en grasa puede causar la producción excesiva de ácido gástrico. Los altos niveles de ácido en el estómago producen indigestión, gases, distensión abdominal, eructos, y acidez. Los pacientes deben evitar la comida picante y rica en grasas.

Los coágulos de sangre (trombosis venosa profunda – TVP): La trombosis venosa profunda es una complicación tardía de la colecistectomía. Meses o años después de la cirugía, la sangre puede llegar a ser tan gruesa que comienza la formación de coágulos. Esta es una complicación fatal debido a que estos coágulos pueden bloquear cualquier vaso sanguíneo, lo que resulta en el suministro insuficiente de sangre a un órgano.

Infección: Mucho tiempo después de la cirugía, el paciente puede desarrollar una infección y fiebre. La mayoría de los pacientes no son conscientes de que esta infección se debe a su cirugía.

Los pacientes que sienten que hay algo mal deben ir a su médico para obtener más pruebas y evaluaciones.