¿Cómo funciona el sistema inmunológico?

Nuestro cuerpo se considera como un huésped adecuado para el crecimiento de una serie de microorganismos y puede afectar nuestra vida si se permite que se multiplique dentro del cuerpo. La compleja red de células, tejidos y órganos se conoce colectivamente como el sistema inmune.

¿Cómo funciona el sistema inmunológico?
¿Cómo funciona el sistema inmunológico?

Básicamente hablando, el sistema inmune funciona como un sistema de defensa, que disuade a invasores dañinos como bacterias, virus, levaduras, hongos y protozoos de invadir el cuerpo. El sistema inmune puede eliminar los microorganismos dañinos y las toxinas resultantes, y es necesario para evitar la aparición de una serie de infecciones en la vida cotidiana. Si bien el sistema inmune funciona de manera excelente en muchos de los casos, puede comenzar a fallar a veces provocando trastornos en nuestro cuerpo.

La armonía del sistema inmune

El sistema inmune está formado por varios órganos, células y tejidos diferentes que trabajan en armonía para mantener el cuerpo sano y libre de infecciones. El sistema inmune se compone principalmente de ciertos órganos especializados que se conocen como órganos linfoides. Estos órganos son responsables de la producción y maduración de las células específicas conocidas como glóbulos blancos que circulan en la sangre y repelen a los microorganismos infecciosos. Algunos de los órganos que producen células inmunes incluyen: amígdalas y adenoides, timo, bazo y médula ósea de huesos largos (como las manos y las piernas). Estos son asistidos por un número de estructuras accesorias denominadas nódulos linfáticos. Las células inmunes producidas por estos órganos se conocen colectivamente como leucocitos o glóbulos blancos.

Estos glóbulos blancos se dividen básicamente en dos tipos principales:

  • Granulocitos (que se compone de células conocidas como neutrófilos, eosinófilos y basófilos) que pueden denominarse colectivamente fagocitos.
  • Agranulocitos: que incluyen células conocidas como linfocitos (como células B / linfocitos, células T / linfocitos y células asesinas naturales (NK)), monocitos y macrófagos.
Leer ahora >  Maneras de aumentar su sistema inmunológico

Estas células son asistidas por un número de proteínas y mensajeros químicos conocidos como receptores, citoquinas y el sistema del complemento. Una comunicación altamente compleja ocurre entre las células del sistema inmune que les permite atacar a un organismo invasor y matarlo.

Modo de acción del sistema inmune y proceso de destrucción

El sistema inmune funciona en diferentes niveles, de manera similar a los sistemas de defensa que defienden a nuestros países. Las células del sistema inmune pueden activarse según el tipo de organismo que invade nuestro cuerpo. Los fagocitos son la primera línea de defensa contra infecciones comunes causadas por bacterias. Una vez que se identifica una bacteria dañina, los tejidos específicos, como la médula ósea, comienzan a producir más y más fagocitos para matar a las bacterias.

Entre las células de agranulocitos, las células B y las células T juegan un papel vital en la identificación y destrucción de organismos más letales como los virus. Las células B se han comparado con el ala de inteligencia en el sistema de defensa que identifica microorganismos dañinos y los marca para ser destruidos por las células T (simplemente referido como los soldados).

El patrón particular en el que las células B identifican y marcan los organismos nocivos puede explicarse por la formación de antígeno-anticuerpo. En pocas palabras, tanto los antígenos como los anticuerpos son ciertas proteínas especializadas. Los antígenos son proteínas presentes en la superficie externa de los microorganismos dañinos. Los antígenos también pueden estar presentes en las células sanguíneas (que es responsable del rechazo de la sangre en caso de desajuste del grupo sanguíneo), los órganos (si no se combinan pueden causar el rechazo de órganos, los casos de trasplantes de órganos) y las toxinas. Las células T y otras células responsables de matar los microorganismos nocivos pueden no ser capaces de identificar los antígenos hasta que estén marcadas por las células B, a menos que estén marcadas. La presencia de un antígeno provoca la producción de otra proteína especializada por las células B que se conoce como anticuerpo. El anticuerpo producido por las células B para un antígeno particular es altamente específico y se une al antígeno. Este complejo antígeno-anticuerpo ayuda a las células T a identificar y destruir fácilmente el microorganismo. Las citocinas, el sistema del complemento y los fagocitos funcionan todos juntos en el proceso de destrucción.

Leer ahora >  10 hierbas y especias de gran alcance poderosas que su cuerpo necesita para impulsar el sistema inmune

Memoria inmune

Hay otro aspecto interesante sobre los anticuerpos, es decir, la memoria. Una vez formado, el cuerpo comienza a producir anticuerpos similares a lo largo de la vida, lo que ayuda a defenderse contra ataques similares. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, estos anticuerpos son altamente específicos para un tipo particular de antígeno. El anticuerpo no puede reconocer el mismo organismo incluso si ha sufrido cambios menores en su estructura de antígeno.

Tipos de inmunidad

Esta protección ofrecida por el sistema inmune se conoce comúnmente como inmunidad. Además, la inmunidad se puede clasificar en tres tipos: innata, adaptativa y pasiva. La inmunidad pasiva se refiere al tipo de inmunidad que tiende a estar presente durante un corto período de tiempo y generalmente se toma prestada. La leche materna de la madre proporciona inmunidad pasiva al recién nacido hasta que se desarrolla el sistema inmunitario. La inmunidad innata se refiere a la inmunidad presente desde el nacimiento, y también puede denominarse inmunidad natural. La inmunidad adaptativa como su nombre indica es una adaptación que ocurre en el sistema inmune cuando el cuerpo está expuesto a diferentes tipos de microorganismos a medida que la vida progresa. La vacunación se puede citar como la forma más común de inducir la inmunidad adaptativa. La vacunación implica la introducción de microorganismos dañinos en formas muy suaves que son lo suficientemente capaces de inducir la formación de anticuerpos. Dichos anticuerpos una vez formados, pueden combatir la infección real de una manera altamente capaz.

Factores de influencia

El sistema inmune de cada individuo es único y tiene una capacidad variable para luchar contra el organismo infectante. La fuerza del sistema inmune puede variar en función de una variedad de factores, como el tipo de entorno en el que nace y crece un individuo, sus patrones genéticos, la exposición a diferentes microorganismos, el estilo de vida, la dieta y muchos otros factores. La capacidad del microorganismo para infectarnos depende de la capacidad de evitar por completo el reconocimiento de nuestro sistema inmunitario o su capacidad para destruir ciertos componentes clave del sistema inmunitario (como el VIH que destruye las células T).

Leer ahora >  No alzar su sistema inmunológico, equilibrarlo

Condiciones relacionadas con el sistema inmune

El sistema inmune puede verse afectado o puede funcionar de forma errática a veces. Varios trastornos están asociados con la alteración en el funcionamiento del sistema inmune y se agrupan bajo los siguientes títulos:

  • Trastornos de inmunodeficiencia: donde el sistema inmune no es capaz de superar el organismo infeccioso debido a la deficiencia en cantidad o calidad.
  • Trastornos autoinmunes: en donde el sistema inmune del cuerpo comienza a atacar sus propias células.
  • Reacciones alérgicas de hipersensibilidad: el sistema inmune reacciona de una manera altamente magnificada para destruir las células normales durante las reacciones inmunes.
  • Cánceres: los órganos responsables de la producción de células inmunitarias pueden verse afectados por cánceres que producen una producción excesiva de células inmunes incompetentes.