Comportamiento cooperativo en perros

Los seres humanos son muy capaces de cooperar con los demás, incluso si no hay nada para ellos. Las demostraciones de bondad también son mostradas por nuestros parientes de primates.

Comportamiento cooperativo en perros
Comportamiento cooperativo en perros

También nos gusta pensar que nuestros perros tienen la misma capacidad para las acciones prosociales, acciones que ayudan a otros sin ningún beneficio personal. Hasta hace poco, el comportamiento prosocial en otras especies solo se había explorado en ratas y grajos; sin embargo, dos estudios conducidos por científicos en Austria y los Estados Unidos sugieren que los perros son de hecho capaces de este tipo de comportamiento.

El primer estudio, realizado en la Universidad de Medicina Veterinaria en Viena, involucró a dieciséis perros. Fueron colocados en una jaula que tenía dos palancas. Si se tiraba de una palanca, al perro en la jaula adyacente se le presentaba una bandeja vacía. La segunda palanca entregó una bandeja de golosinas al perro de al lado. Los perros eligen la palanca que entrega golosinas a su vecino, pero es más probable que lo hagan cuando tienen un perro familiar en la jaula de al lado. Eran más reservados con perros que no conocían. Después de cada sesión de prueba, los investigadores permitieron que los perros donantes tiraran de una palanca que les proporcionara una bandeja con golosinas, y todos lo hicieron. Esto demostró que los perros sabían lo que estaban haciendo cuando tiraban de la palanca; no solo lo hacían por curiosidad o por diversión.

Leer ahora>  Enseñar a no tirar de la correa

El segundo estudio, que fue la base de una tesis realizada por un estudiante de la Universidad de Yale, evaluó sesenta perros de edades mixtas, razas y sexo y observó su comportamiento prosocial hacia las personas. Los perros pudieron ver a su padre o un extraño leer un libro. Entonces apareció un ladrón y sacó el libro de la habitación sin que el lector lo notara. Los perros tuvieron la oportunidad de acercarse a la puerta para tratar de recuperar el libro. Todos los perros probados se acercaron a la puerta cuando se tomó el libro de sus padres. Solo algunos perros fueron tras el libro tomado de un extraño. Además, los perros fueron más rápidos en acercarse a la puerta para recuperar el libro de sus padres que el libro del extraño. Como control, a los perros se les permitió ver a un extraño leer un libro y luego salir de la habitación con su libro. Pocos perros siguieron y los que sí tardaron mucho más en hacerlo.

¿Podemos fomentar el comportamiento desinteresado en nuestros perros? Ambos estudios indican que es más probable que los perros se porten favorablemente hacia otros si están familiarizados con la persona o el perro involucrado. Se puede alentar un enfoque más generoso en su cachorro animándolo a que se haga amigo de muchos otros perros y personas.

Leer ahora>  El ciclo Estrous o calor en perros/as.

Los comportamientos prosociales inicialmente solo se asociaron con primates y seres humanos, pero estos estudios sugieren que los perros tienen una mayor comprensión de las interacciones sociales de lo que se pensaba anteriormente. Esperamos que los resultados fomenten más estudios sobre si el comportamiento prosocial es algo que los perros han aprendido al observarnos o si es innato. Esto nos llevará a una mayor comprensión de cómo piensan nuestros familiares caninos.