Bultos en la piel en perros: lo que debe saber

Estás en el sofá, con tu amigo canino, y sientes un bache. Tratas de recordar cuándo acarició por última vez este pequeño punto exacto.

Bultos en la piel en perros lo que debe saber
Bultos en la piel en perros lo que debe saber

Y antes de que te des cuenta, tu mente corre con preguntas. ¿Este bulto es nuevo? ¿Qué es?

Rápidamente, esto te lleva a la máxima preocupación: ¿podría ser cáncer? Sin la pericia de un veterinario o los resultados de las pruebas, es fácil para nuestras mentes dejarse llevar y pensar lo peor.

La mayoría de los bultos son tumores grasos, sin embargo. Estos son benignos, es decir, no cancerosos. Menos de la mitad de los bultos que se encuentran en un perro son malignos o cancerosos. Aún así, pueden verse igual desde el exterior, por lo que es difícil de decir.

A menos que esté seguro de la causa de un bulto, lleve a su perro para un examen. Si ve crecimiento rápido, enrojecimiento, hinchazón, pus, una abertura o si el perro siente dolor, haga esa cita aún antes.

Lo mismo ocurre con los bultos que se encuentran en ciertas áreas, como la cara o las patas, donde la cirugía, si es necesario, es más complicada.

Su veterinario querrá saber:

  • Si el bulto apareció de repente
  • Si su forma, color o tamaño ha cambiado
  • Si el comportamiento de su perro, como su apetito o nivel de energía, es diferente.
Leer ahora>  10 síntomas en perros que nunca debes ignorar

A menudo, el veterinario eliminará algunas células del tumor con una aguja fina. Ella los mirará bajo el microscopio. A veces puede saber de inmediato si es un tumor graso.

Si es muy difícil de decir, su veterinario tomará una pequeña muestra de tejido del bulto y lo enviará para una biopsia. En unos días, descubrirás si es canceroso. Si es así, la cirugía generalmente puede eliminar el tumor.

La mayor preocupación es si el cáncer ya se ha diseminado a otras partes del cuerpo. Si es así, su mascota puede necesitar radiación o quimioterapia, o ambas cosas.

Tipos de bultos y protuberancias

Estos son comunes en perros:

  • Los tumores grasos suceden con mayor frecuencia en perros de mediana edad o mayores, especialmente alrededor de las costillas, aunque pueden aparecer en cualquier parte. Se consideran una parte natural del envejecimiento. Cualquier raza puede tenerlos, pero los perros más grandes y los que tienen sobrepeso son más propensos a ellos. Por lo general, no se necesita tratamiento, a menos que le causen dolor al perro o le causen problemas para moverse.
  • Un quiste sebáceo es una glándula sebácea bloqueada que parece una espinilla. Cuando estalla, sale una sustancia blanca y pastosa.
  • Las verrugas son causadas por un virus y se pueden encontrar alrededor de la boca de perros jóvenes. Se irán por sí mismos. Los perros mayores pueden necesitar cirugía para eliminarlos.
  • Un absceso es una acumulación de pus debajo de la piel. Puede ser causado por una picadura de insecto o una infección.
  • Un tumor de células cebadas es el cáncer de piel más común en perros. Se encuentran con mayor frecuencia en boxeadores, Boston terriers, labradores, beagles y schnauzers.
Leer ahora>  Cuando tu perro no puede dejar de toser

Si tu perro tiene un bulto, incluso si descubres que no es canceroso, mantente atento a los demás y prueba otros nuevos.

Si tu amigo tiene muchos bultos y protuberancias, es posible que tu veterinario haga una tabla con sus ubicaciones y tamaños para que sea más fácil hacer un seguimiento de las novedades y los cambios.

Tú también puedes hacerlo. Un momento conveniente para revisar el cuerpo de su perro es durante la preparación. Cuanto más familiarizado estés con su cuerpo, más rápido sabrás si algo no está bien. Además, más caricias significa más exploración y seguridad para tu mascota.