Agresión inducida por caricias

Cuando tu gato se arrastra en tu regazo y comienza a ronronear, tu reacción natural es acariciarlo y rasparlo detrás de las orejas.

Agresión inducida por caricias
Agresión inducida por caricias

Su gato podría disfrutar de este tratamiento por unos segundos, pero, al igual que eso, podría darse la vuelta y comenzar a morderte o arañarte. Incluso se sabe que incluso los más amigables de los felinos realizan este tipo de comportamiento, lo que puede ser muy desconcertante para el padre de una mascota. ¿Por qué los gatos se rascan y muerden mientras los acaricias y qué puedes hacer para reducir este comportamiento?

¿Qué es la agresión inducida por caricias?

Tu gato podría ser el gato más amable y cariñoso del mundo y aún tener una tendencia a darte la vuelta y sacarte de la nada. Este tipo de comportamiento es bastante común en gatos y se conoce como agresión inducida por caricias. Este fenómeno no es bien entendido por los conductistas animales, pero hay varias causas potenciales. Una opción es que los gatos pueden disfrutar de las caricias, pero se irritan al acariciarlos repetidamente, especialmente en ciertas áreas. Esto puede producir electricidad estática, lo que puede hacer que tu gatito se sienta incómodo.

Se sabe que los gatos de todas las razas y edades muestran una agresión inducida por las caricias, aunque es más probable que los gatos que han sido socializados desde una edad temprana disfruten de ser tocados y acariciados. Si manejas y acicalas a tu gatito con frecuencia cuando es joven, es más probable que busque contacto humano como adulto. La genética también puede desempeñar un papel en el comportamiento de su gato. Algunos conductistas de los animales dicen que la amabilidad es un rasgo que se transmite del padre a sus gatitos: si el padre es amigable, los gatitos probablemente serán amables y sociables, incluso si la madre no lo es. No importa cuál sea la causa de la agresión inducida por las caricias de su gato, hay varias cosas que puede intentar para reducirlo.

Leer ahora>  Tranquilizantes y drogas de comportamiento

Consejos para lidiar con la agresión en gatos

La clave para lidiar con la agresión inducida por las caricias de su gato es enseñarle a disfrutar de ser acariciado. Enséñele a su felino que suceden cosas buenas cuando lo acaricie. Para hacer esto, simplemente puede acariciar a su gato un poco y tomar nota de cualquier signo de irritación o agresión inminente. Luego, dele un pequeño regalo y aléjese, dejando a su gato solo por unos 10 minutos. Después de que hayan transcurrido los diez minutos, puede tratar de acariciar a su gato nuevamente, asegurándose de no exceder el límite de tiempo para cuando comienza a irritarse; cuando lo haga, dele otra golosina y vuelva a alejarse.

Al seguir esta secuencia de entrenamiento, puedes enseñarle a tu gato que permitirte acariciarlo significa que será recompensado. Cuanto más recompenses a tu gato, más dispuesto será a ser acariciado. Es importante que tome nota de cuántas veces su gato le permitirá acariciarlo antes de que empiece a irritarse y detenerse en ese punto. Los signos de irritación que debe buscar incluyen tensión, orejas aplastadas contra la cabeza, inquietud y espasmos de la cola. Incluso puede gruñir o silbar. Cuando esto suceda, debes darle a tu gato su espacio e intentarlo más tarde. Lo peor que puedes hacer es castigar a tu gato; esto solo empeorará el problema.

Leer ahora>  Envenenamientos comunes en gatos

No puedes cambiar la personalidad de tu gato o hacer que le guste algo que él no hace. Sin embargo, puede aprender a comprender el comportamiento de su gato y, en algunos casos, hacer modificaciones menores para asegurarse de que tanto usted como su gatito estén contentos.