Saltar al contenido
Consultas de Salud | Actualidad de Salud, Bienestar y Nutrición

Accidente cerebrovascular neonatal: tratamiento y complicaciones

Los accidentes cerebrovasculares en los bebés son un evento sorprendentemente común. Aproximadamente 1 de cada 4,000 recién nacidos tiene un accidente cerebrovascular durante o poco después del parto.

Accidente cerebrovascular neonatal: tratamiento y complicaciones
Accidente cerebrovascular neonatal: tratamiento y complicaciones

El evento es tan común que incluso hay términos para eso. Un accidente cerebrovascular perinatal ocurre durante los primeros siete días de la vida de un bebé. Un accidente cerebrovascular neonatal ocurre durante los primeros 28 días de la vida de un bebé. Todos los accidentes cerebrovasculares perinatales son accidentes cerebrovasculares neonatales, aunque no todos los accidentes cerebrovasculares neonatales son accidentes cerebrovasculares perinatales.

Un accidente cerebrovascular es una interrupción del suministro de sangre al cerebro. A veces, la causa del accidente cerebrovascular de un bebé es muy obvia. Un nacimiento de nalgas (primero las nalgas) o un cordón umbilical alrededor del cuello del bebé provocarán la interrupción del oxígeno. Un especialista sabe cómo lidiar con estos problemas; el parto por cesárea puede ser necesario para prevenir el accidente cerebrovascular en los niños que nacen con estas complicaciones durante el trabajo de parto.

Sin embargo, a veces un accidente cerebrovascular neonatal está ligado a otros problemas:

  • Las madres que consumen cocaína durante el embarazo tienen más probabilidades de tener hijos con un derrame cerebral.
  • Las madres que tienen trastornos de la coagulación son más propensas a tener hijos con un accidente cerebrovascular.
  • Las madres que tienen diabetes tienen más probabilidades de tener hijos que tengan un accidente cerebrovascular.
  • Las madres que tienen infecciones durante el embarazo tienen más probabilidades de tener hijos que tengan un accidente cerebrovascular.

Las madres en general, con la excepción del consumo de cocaína durante el embarazo, no pueden hacer nada acerca de los factores que ponen a sus bebés en mayor riesgo de accidente cerebrovascular. Sin embargo, pueden estar alertas a las señales de que se ha producido un accidente cerebrovascular.

  • Las convulsiones son el signo externo más común de accidente cerebrovascular neonatal. En un bebé, no siempre es fácil decir que ha ocurrido una convulsión. Los movimientos de pedaleo con las piernas, las miradas en blanco, las sacudidas simples que involucran una extremidad completa o todo el cuerpo, y la apnea, el cese temporal de la respiración, son signos de que la convulsión puede estar en progreso.
  • Cuando no hay signos externos de accidente cerebrovascular, los síntomas pueden no aparecer por varios meses. Entumecimiento, parálisis en un lado y dificultades del habla son signos de un accidente cerebrovascular que simplemente no ocurrirá en los recién nacidos, pero se harán evidentes a medida que el niño madure.

Cuando se detecta un accidente cerebrovascular mientras ocurre, existen algunos tratamientos innovadores que pueden marcar una gran diferencia en los resultados.

Un enfoque relativamente nuevo es la hipotermia, literalmente poner al bebé en hielo para evitar daños al cerebro. ¿Por qué una intervención tan drástica salvaría el cerebro del bebé? Cuando las células del cerebro se ven privadas de oxígeno en un accidente cerebrovascular, entran temporalmente en hibernación. Mientras están en este modo de “ahorro de energía”, no están dañados. El daño al cerebro en realidad ocurre cuando se restablece la circulación. Una repentina descarga de oxígeno en el torrente sanguíneo del cerebro hace que las células del cerebro se “quemen” antes de que tengan la oportunidad de producir antioxidantes protectores de los tejidos. El enfriar al bebé ralentiza el consumo de oxígeno y también previene la producción de radicales libres que dañan los tejidos y que pueden causar daño cerebral permanente.

Otra intervención temprana en el accidente cerebrovascular neonatal es la oxigenoterapia hiperbárica. El bebé se coloca en una cámara de alta presión que permite mayores concentraciones de oxígeno en el torrente sanguíneo. Esto evita que el cerebro del bebé cierre la privación de oxígeno para que no tenga que responder al flujo de oxígeno restaurado. Por lo general, la terapia con oxígeno hiperbárico se probaría antes de las terapias con frío.

Los médicos también pueden usar algunos de los mismos tratamientos que usan para adultos, como la estreptocinasa “coágulo destructor”. Sin embargo, es más probable que la intervención temprana con terapia de oxígeno hiperbárica evite futuras complicaciones.

¿Cuáles son las complicaciones del accidente cerebrovascular neonatal?

El más común es la epilepsia resistente al tratamiento. Otro es la parálisis cerebral del tipo “espástico”. Es probable que la discapacidad neurológica sea a largo plazo, pero como muchas madres han notado, los bebés pueden ser tan duros como las uñas. Una combinación de cuidado y determinación a veces funciona milagros a largo plazo.